Cartas Comerciales

Cómo definir la estructura de una carta comercial

Con una carta comercial bien estructurada y argumentada podemos tener más posibilidades de que el destinatario atienda nuestra petición

Cómo estructurar una carta

La estructura típica de una carta con fines comerciales o empresariales sería la siguiente.

  1. Presentación
  2. Exposición
  3. Solicitud
  4. Argumentos
  5. Despedida

En la presentación nos damos a conocer, indicamos nuestro nombre, la empresa a la cual representamos, el cargo que ocupamos en la misma, etc. Al igual que cuando nos presentamos ante alguien decimos quien somos, lo mismo hacemos a través de la carta.

En la exposición indicamos de una forma clara y concisa los antecedentes, poniendo en situación al destinatario de la carta y preparando, para que sea cohrente, la petición o solicitud que haremos a continuación.

En la solicitud es donde planteamos la petición, es el núcleo fundmental de la carta y es por lo cual la hemos enviado. Como siempre hay que ser claros y utilizar el tono adecuado para cada caso.

En los argumentos, que a veces son opcionales, reforzamos la exposición de motivos para que el destinatario considere más detenidamente nuestra solicitud.

En la despedida, cerramos la carta, a veces con una última idea.